Tienda en linea

miércoles, 20 de agosto de 2014

El viejo y la muerte




Una fábula de Esopo que nos dice lo peligroso que es dejarse llevar por la desesperación,  de como lo que deseamos o sentimos cuando estamos pasando un mal momento, no tiene que ver con lo que realmente deseamos.
La historia dice así:

Era un viejo que para conseguir leña tenía que ir a buscarla al bosque vecino,  hace solo unos años no le hubiera significado esfuerzo alguno, pero ahora le daba cierta pereza tener que ir tan lejos a por un poco de leña.
Llegó al bosque y se internó en él, cortó madera y la ató en un haz de leña que cargó en su hombro.
Al peso de la madera se añadía el peso de los años y sus fuerzas no daban abasto para sostenerle a él y a la madera, agotado cayó al suelo y sintiéndose incapaz de continuar, maldijo su suerte y llamó a la muerte, prefiriendo morir que continuar soportando las consecuencias del deterioro de su cuerpo.
La muerte; que le escuchó, decidió acudir a la lastimosa llamada.
-Dime ¿Qué me quieres?
El anciano al verla, sorprendido y asustado, no se atrevió a pedirle que le cegara la vida, a la que estaba más unido de lo que él mismo pensaba, limitándose a decirle.
-Que me carguéis la leña, solamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario