Tienda en linea

domingo, 10 de abril de 2016

vivir con horarios



A veces me quedo mirando los peces y me alegro por ellos de que tengan tan poca memoria, porque así pueden ir de un extremo a otro de la pecera sin cansarse del paisaje y sin que el aburrimiento les acabe por minar la moral.
Los seres humanos hemos inventado el tempo y como en el pecado está la penitencia, hemos creado los horarios y las obligaciones, que tienen su parte buena porque todo el santo día mano sobre mano también cansa, pero las manecillas del reloj son en cierto modo como látigos aplicados a los remeros en las antiguas galeras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario