Tienda en linea

domingo, 1 de mayo de 2016

1 de Mayo



 A pesar de todo, nunca el tiempo pasado es un tiempo perdido, la historia es, como decía el abuelo de mi señora esposa,  un saco que se va llenando y que al estar ya lleno se vuelca y vacía y se vuelve a llenar.
Todos en algún momento creemos estar viviendo momentos históricos,  pero como dice el libro de Eclesiastés del Antiguo Testamento,

Ecl 1:4 Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece.
Ecl 1:5 Sale el Sol, y se pone el Sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta.
Ecl 1:6 El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo.
Ecl 1:7 Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo.
Ecl 1:8 Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír.
Ecl 1:9 ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.
Ecl 1:10 ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido.
Ecl 1:11 No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.

Ni es nueva la corrupción de los gobernantes, más bien es nuevo que nos hagamos los enterados, que España siempre fue un país de caciques y parásitos pegados al poder para enriquecerse, en todos los periodos de su historia; ni tampoco es nuevo que vivamos en una época de guerras en las que la religión esta presente, ( como excusa) y me refiero a ese Estado Islámico al otro lado del charco mediterráneo, que en Europa también se vivió hace siglos con el cristianismo.
No hay nada nuevo bajo el Sol.

Pero seguimos creyendo que hay momentos en la historia de no retorno, como es el caso teniendo en cuenta el día que es hoy, del movimiento obrero y de la lucha de clases, y seguimos creyendo que debemos de hacer el esfuerzo por mantener ese tiempo que pasó, como si pudiéramos retenerlo. Como las hogueras que hacían los hombres de la antigüedad para despertar al Sol.



Lo importante de los tiempos en los que toca vivir, no es ganar batallas ideológicas, que también siempre que se pueda, sino lo que ese tiempo nos afecta y nos hace Ser.
La vida humana es demasiado corta como para consagrarla a una causa en concreto, porque se pasa y se nos acaba olvidando el sentido personal del vivir de cada uno, nadie vivirá lo suficiente como para ver consolidadas sus aspiraciones colectivas, porque la historia construye y destruye y lo verdaderamente permanente es la experiencia individual, lo aprendido y lo aprehendido, lo reflexionado y lo desechado.

Siempre el 1 de Mayo me gusta escuchar la Romanza de Novecento,  tiene ese punto melancólico que arropa los sentimientos tan variados en un día como hoy, hasta que algún día y no lo veré, la rueda de la fortuna en su giro vuelva decida cambiar las cosas a mejor, al menos durante un tiempo.
Siempre tendremos a Ennio Morricone y su romanza,  o el inicio de esa amistad entre Rick Blaine y el capitán Louis Renault al acabar la película  Casablanca.
 Al final siempre queda algo y es personal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario