Tienda en linea

sábado, 11 de junio de 2016

Lago Folsom, otro lago que se seca

Poco a poco, el efecto del cambio climático va avanzando mientras que nuestra atención suele estar en otras cosas.
La sequía va dejando al descubierto cosas tales como neumáticos, latas, embarcaciones, incluso  coches que en su día no pudieron ser rescatados debido a que la profundidad del lago lo impedía.
La sequía que sufre California es un síntoma de un mal global.
Es como si la naturaleza estuviera dándole la espalda a la especie humana, y despacio, silenciosamente, va haciendo difícil hasta lo imposible la actividad del ser humano como la conocemos en la actualidad.
El suministro de agua fluvial en California se ha reducido un 33% y el uso de agua subterránea  como alternativa, podría sustituir el 75% de la carencia actual, pero el abuso de su uso perjudicará al nivel freático.
El problema de California, de una sequía enorme de varios años y que amenaza con dejar sin reservas superficiales  a ese Estado norteamericano en este mismo año, con las consecuencias económicas y humanas que supone.
Las consecuencias en la  extracción de petroleo, la agricultura y la generación de electricidad, tanto la hidráulica como la nuclear, que también necesita de una enorme cantidad de agua, van a poner a California en una situación extrema y de consecuencias impredecibles.




De todos modos,  si bien el problema de California es importante no es exclusivo de sus habitantes, nos afecta a todos porque tanto la falta de aguas como su contaminación, tanto las subterráneas como las superficiales, es un problema que todos iremos sufriendo con el paso del tiempo, la naturaleza nos va expulsando del planeta, despacio pero inexorablemente, hemos abusado de ella dándole prioridad a la actividad industrial y a una economía basada en el consumo descontrolado.

¿Existe la posibilidad de darle la vuelta a la situación?  Quizá pueda parece muy dramático afirmar que la humanidad está en vías de autodestrucción, nadie parece querer afrontar  una solución que implica modificar modelos económicos y culturales profundamente arraigados,  si el problema es demasiado grande como para poder afrontarlo, quizá pongamos todas nuestras energías en centrar nuestra atención en otro tipo de problemas que aprezcan tener solución.







Para saber más:
Sequía en California
Los Angeles Times 
Educación y cambio climático, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario