Tienda en linea

martes, 9 de agosto de 2016

Jennifer ha vuelto

Recuerdo cuando en tiempos escolares aprendíamos aquello de que el ser humano era un animal racional, no dudo que alguno habrá así, pero resulta que las emociones priman sobre la razón y eso es algo que quienes buscan algún tipo de beneficio para ellos saben explotar.

Muchas de las noticias viralizadas de Internet son como ecos que no terminan de desvanecerse, He visto en varios muros de facebook que Jennifer la desaparecida está regresando y tocando la fibra sensible de mucha gente bienintencionada que quiere ayudar.

Empezó a circular en 2010 y desde entonces ha recorrido todo el planeta, posiblemente sea el llamado a la colaboración por desaparición que más se ha viralizado.
Hay Webs que aseguran que fue un caso real y que la niña apareció a los pocos días, pero son tan poco creíbles como la noticia de la desaparición.

No, Jennifer García Quinta no existe, pero la muchacha de la foto si, lo que hace que pensemos ¿Quién será? Posiblemente la imagen será la fotografía de cualquier muchacha joven tomada de alguna red social.

Lo peor de este asunto, es que estas manipulaciones acaban por hacer que desistamos de compartir alarmas verdaderas, conviene entonces tener en cuenta algunas pautas para ayudarnos a identificar una falsa alarma de una real.

El nombre ha de ser real, también ha de figurar el día y el lugar en el que desapareció, pues si alguien desaparece en Madrid no tiene sentido buscarla en Sevilla, por poner un ejemplo.
Si no proporciona datos concretos que sirvan para confirmar la información, lo mejor es no atender al llamado de compartir.

¿Cual es la utilidad de estas alarmas? Lo normal es que quien busca viralizar una información, pretende conseguir, por ejemplo,  direcciones de correos electrónico que luego servirán para enviar spam.


No hay comentarios:

Publicar un comentario