Tienda en linea

lunes, 23 de enero de 2017

Coelho y la inocencia


Me encuentro en un grupo de facebook con un debate, se trata de elegir entre las dos frases, la de Coelho  la Ayn Rand, cual de ls dos es cierta.
Obviamente los resultados de esas encuestas dependen del tipo de grupo, en uno de espiritualidad de tipo new age, donde abunda el pensamiento mágico, Coelho tiene todas las de ganar.

No sé si todas las frases de Coelho que circulan por la Red son suyas, posiblemente no, pero todas tienen un tono positivista meloso y confortador de ánimos vagos.

La espiritualidad new age responde a las expectativas del hedonista occidental; todo ha de ser posible, todo ha de ser sin esfuerzo y todo ha de ser sin compromiso.

Una de las características de las frases de espiritualidad new age, es que su objetivo es el de consolidar a la persona que se considera espiritual, en la idea de que solamente el pensamiento positivo le basta para ser feliz y crecer espiritualmente.
Otra de las características es que la misma frase se cura en salud, como ocurre con la frase de arriba:
"Cuando quieres realmente una cosa todo el universo conspira a tu favor"
Si no consigues lo que quieres no puedes culpar a la frase, porque en ella hay un condicionamiento, querer realmente, si no consigues lo que quieres es porque no lo querías realmente. Y así nadie se siente decepcionado.

La espiritualidad new age y el universo, (eufemismo para no  entrar en cuestiones teistas) tienen una relación estrecha, tanto como para pensar que la función y obligación del universo, es satisfacer los deseos humanos.

Es el gran cambio de mentalidad de las personas con inquietud cultural en el occidente europeo,  el retroceso de las religiones tradicionales, podría tener más que ver con la necesidad de un Dios, en este caso el universo, que atienda y resuelva las demandas de las personas, que con un Dios que exige una conducta y algunas renuncias.
El occidental contemporáneo es un animal adicto al placer,  un culo pegado a un asiento que no puede ni quiere,  ir más lejos que lo que el largo de sus brazos pueda permitir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario